2 de mayo de 2018

Fue lindo mientras se soño


El problema es mío, yo me dejo llevar por mis fantasías. Tengo una predilección hacia tu nombre, es por eso que desde un principio me llamaste la atención.
Quise arriesgar algunas fichas en conocerte y dejarte la puerta principal a vierta. Sin embargo no te animaste a entrar, quizás diste una mirada, un paseo fugaz, pero nada más.
Ahora me siento un poco desilusionada de que las cosas no sigan el curso que había esperado, y al mismo tiempo creo que es lo mejor que podría haber pasado.
Si me agradas, y creo que podemos seguir conviviendo de manera civilizada. Pero claramente no eres lo que yo quiero para mi, y no se trata de estar esperando a un príncipe azul ni nada de eso (tal vez si busco algo de bestia, pero es otra cosa), en fin, lo que quiero para mi es muy simple, quiero a alguien que le guste yo, alguien que me quiera conocer de verdad, no alguien que sólo busque un reemplazo de su última conquista o alguien con quien llenar el vacío de aquel amor que no pudo conquistar. Sé que no soy poca cosa y que valgo lo que mis requisitos exponen.
No se trata de que tu seas malo pero, sinceramente, está claro que yo no te gusto nada, tu coquetería es algo tan natural en ti que sólo te dejas fluir, pero son los detalles en los que me fijo y es ahí donde noto que dentro de vida yo no soy parte protagónica y está bien, en verdad, yo también he hecho eso en alguna oportunidad y sería muy patudo de mi parte reclamar por algo así. Nunca hubo promesas, no hay nada que perdonar.
Mi objetivo es poder expresar mi frustración, y no por ti sino por mi mal ojo. Por mi tendencia a buscar en quienes no están dispuesto a recibirme a mi (el complejo ser, con sus cambios de humor, sueños y fantasías, con su gran secreto y con muchos humores, esperanzas, cachos, traumas, etc), tu tienes tu historia y en ella yo no calzo.
No voy a insistir en buscar en ti el surgimiento del amor, mi inseguridad y orgullo me lo confirman. Desde que te conocí vi que ideal de mujer es alguien que ya conoces y así no se puede competir, ella está muy cerca de ti, pero no está disponible y no pretendo ser la segunda opción de alguien que en verdad no pretende si quiera que me convierta en la primera.
Ahora, voy a cerrar la puerta, y soy honesta sé que eso no asegura que se vuelva a abrir, soy débil, me hace falta cariño. Pero así como dejo esta opción, también sé que se han activado todas mis defensas y armas de ataque, para alejarte.
Fue lindo soñar que podíamos estar junto, que yo podría hacerte bien y que tu me ayudaras a ser más completa, a crecer, complementarnos y vivir por un tiempo amor, amistar y pasión. Fue lindo mientras duro el sueño, pero ya desperté. Y no pretendo sufrir

22 de abril de 2018

Cartas sin envío

M, has crecido tanto y te sigues alejando de mi. Eso me causa conflictos, porque sigues siendo mi cable a tierra, a quien quiero contarle todo lo que vivo, siento y pienso, pero jamás he podido.
hace unas semanas le dije a alguien que yo no puedo vivir sin tu, pero tu sí. Y lo creo firmemente.
Qué lastima que yo no sea la adecuada para ti. Unas de mis grandes frustraciones es el no saber que me hace falta para ello.
Y qué curioso que a pesar de esa inmensa necesidad que tengo de tu apoyo y presencia el hecho de saber que no soy tu primera opción me haga recordar que tu no eres lo que espero encontrar, pero si lo más cercano.

A pesar de todo te extraño y lo seguiré haciendo por un tiempo. Y no es algo muy secreto

Q, qué sera aquello que aun debemos hacer para encontrarnos. Pienso en ti todos los días y no es lo más sano que pueda hacer. hay ocasiones que sólo me marchita. Yo me hago daño y me voy encerrando más y más en mis fantasías y soledad. Dime quien va a poder entrar en algo tan complejo, con alguien con tanto miedo, donde voy a hallar a alguien que sí me ame y que este dispuesto a ayudarme.
Qué va ser de mi si no logro conocerte, hablar con alguien que no está presente no es algo normal ni del todo sano.
siento que de a poco voy siendo más dura por fuera y más frágil por dentro, y más sola

Ahora que me voy a vivir sola, esto será inevitable.
La idea que me ayude a sanar, pero quien sabe                       

11 de diciembre de 2017

Te extraño, creo que no he podido superar lo gratificante que fue el sentirme por un momento apreciada, como persona y cómo mujer.
Pero fue en mi mente, la verdad es que gracias a ti puede proyectar todo aquello que busco y aun no logro encontrar, tu sigues siendo lo más cercano y al vez cada vez te distancias más. Es egoísta de mi parte esperar que tu me ayudes a resolver mis problemas.
Es injusto esperar de ti algo que no estás dispuesto a dar, por te pido disculpas, por seguir buscando en ti lo que eres, o no puedes ser para mi.
Quisiera que comprendieras mi soledad y que me digas que junto a ti ésta ya no será tan inmensa, de igual modo quiero que tu elección de estar conmigo nazca de ti y no lo algo que yo haga.
Han pasado años y sigo sin sentirme lo suficiente para nadie.

Nunca delo he dicho, pero ese es mi más grande miedo, que en el fondo ese pensamiento sea verdad. que no importe que haga, siempre sea insuficiente, y que jamás logre llenar los estándares de nadie, es por eso que me prefiero no correr riesgos, así no sólo me lastimo yo, sin que nadie sepa lo vulnerable que soy.

Si pudiera elegir viviría encerrada en mis fantasías, o en otra realidad lejos de está. lejos del dolor, y de aquello que no comprendo o no logro controlar, un lugar donde mis miedos son pequeños, donde soy valiente, fuerte y donde a pesar de mis errores se me aprecia. Un lugar donde el amor no está condicionado a las expectativas de nadie.

Quisiera tanto poder abrir mis emociones ante ti y liberar parte de mis cargas, por un momento, y ser contenida, abrazada y quizas personar un poco, pero sé que contigo no puedo, la persona que cree en mi mente y el ser que eres ahora no son compatibles. Eso no esta mal, sólo que me hace recordar que no tengo alguien así y que tu sólo estás de paso en mi vida, lo has estado por años, pero cada vez eres un personaje más ausente.

escribo todo esto, sin embargo cada vez que tengo alguna dificultad, yo pienso que estarás cerca para mi, y eso es una gran falsedad.